La Cabalá del Abrazo

Durante los últimos 3.275 años, durante los siete días de la alegre fiesta de Sucot, comemos, bebemos, festejamos, charlamos, nos relajamos, leemos y dormimos en una estructura temporal, o cabaña, conocida como Sucá. Esta estructura consiste en paredes y un techo compuesto de material que creció del suelo, como el bambú, la paja o las ramas.

¿Cuántas paredes requiere la Sucá?

¿Cuántas paredes requiere la Sucá? Según la ley judía, una Sucá debe tener dos paredes completas más una tercera pared que puede ser incluso de un solo ancho de mano.1 Si su Sucá tiene tres o cuatro paredes completas, eso es maravilloso; pero el requisito mínimo son dos paredes y un pequeño trozo de una tercera pared.2

¿Por qué la ley dicta este requisito exacto para las paredes de la Sucá? ¿Y cuál es realmente el significado espiritual y psicológico de pasar siete días en una cabaña en su porche o en su patio trasero?

Dos de los más extraordinarios pensadores judíos, el Rabino Isaac Luria, el principal cabalista del Tzefat del siglo XVI, y el Rabino Schneur Zalman de Liadi, el “Alter Rebe” de Jabad, dirigen nuestra atención a las afectuosas palabras pronunciadas por la Novia en el Cantar de los Cantares, “Su brazo izquierdo yacía bajo mi cabeza y su brazo derecho me abraza”. (2:6)

Estos dos místicos entienden3 que estas palabras se dirigen, en prosa metafórica, a dos momentos distintos en la relación entre D’s el Novio y su pueblo, la novia. Durante los “días de asombro”, Rosh Hashaná y Iom Kipur, el “brazo izquierdo” de D’s, por así decirlo, yacía bajo la cabeza del pueblo judío. El lado izquierdo representa en la Cábala la introspección, la disciplina y la integridad, y es el tema principal de los días de asombro.

Sucot, por otro lado, descrito en la Torá como “el tiempo de nuestra alegría”, constituye el punto durante el año en el que “el brazo derecho de D’s me abraza”.

Echa un vistazo a cualquiera de tus brazos, dice el Rabino Isaac Luria, y notarás su división en tres secciones distintas, cada una de las cuales suele extenderse en una dirección diferente. La primera es el brazo en sí, desde el hombro hasta el codo; la segunda es el antebrazo, desde el codo hasta la muñeca; y la tercera sección es, por supuesto, desde la muñeca hasta el borde de los dedos.

Ahora, miren bien su Sucá y notarán un “abrazo del brazo derecho”. La primera pared completa representa un abrazo divino desde el “hombro” hasta el “codo”; la segunda pared refleja el abrazo del “antebrazo” y la tercera pared diminuta simboliza el abrazo de la palma.

El rabino Isaac Luria lleva esto un paso más allá. Explica que estas tres dimensiones del abrazo de un brazo abarcan tres partes distintas del cuerpo que se abrazan. Cuando abrazas a otra persona, explica el Rabino Chaim Vital citando a su maestro el Rabino Isaac Luria, la parte más alta del brazo (entre el hombro y el codo) abarca toda la cintura izquierda del que está siendo abrazado. La parte media del brazo de la persona, el antebrazo, se expande por todo el ancho de la espalda de la persona abrazada. Finalmente, la palma y los dedos se extienden aún más y cubren sólo una pequeña parte de la cara del abrazado, un ancho de mano de la cara.

Lo mismo ocurre con el “abrazo” de la Sucá. Las dos primeras paredes representan la luz de D’s abrazando la cintura izquierda y la espalda del ser humano que habita en la Sucá. La tercera pared de la Sucá simboliza la energía divina que abraza una pequeña parte del rostro del judío. (Si tienes una Sucá de tres o cuatro paredes completas, el abrazo es, por supuesto, un abrazo total, que rodea tu espalda y tu cara).

Este es el lenguaje de la Cábala, escrito en códigos y metáforas. Ahora la pregunta es, ¿cómo podemos aplicar estas descripciones antropomórficas a nuestras vidas ordinarias? ¿Cómo puede la realización de la mitzvá de Sucá convertirse en una experiencia significativa e inspiradora, incluso si el clima decide no estar de acuerdo con la fiesta?

¿Cómo se expresa el amor?

Para entender esto debemos examinar cuatro formas universalmente aceptadas de expresar amor a otro ser humano.4

La primera es, por supuesto, a través de palabras de afecto. Las tres simples palabras “Te amo”, cuando se pronuncian con sinceridad, pueden tener un impacto transformador en la vida de las personas. Las palabras siempre han servido como herramientas básicas para expresar nuestras experiencias emocionales internas.

Una segunda y más poderosa expresión de amor es un beso. Un beso genuino contiene una energía extraordinaria y sirve como medio para comunicar un sentimiento profundamente intenso que puede no ser captado por las palabras. Las palabras pueden decir, “Te amo”, mientras que un beso declara, “Te amo más de lo que jamás podré decirte cuánto te amo”.

Dos personas enamoradas pueden mirarse el uno al otro durante largos períodos de tiempo…

Una tercera, quizás incluso más poderosa expresión de amor viene en la forma de una mirada. Dos personas enamoradas pueden mirarse durante largos períodos de tiempo sin emitir un sonido. El sonido de una mirada silenciosa es a veces más fuerte que un grito estruendoso que transmite afecto. Los ojos llevan dentro de ellos profundos secretos del alma (por eso la mayoría de la gente se siente incómoda cuando alguien los mira fijamente a los ojos durante más de unos segundos). Hay algo de tu alma que puedes comunicar a otro ser humano exclusivamente a través de tus ojos.5

Un cuarto método universalmente aceptado para expresar amor es por medio de un abrazo. Un “gran abrazo”, cuando es auténtico y no sólo para el mundo del espectáculo, demuestra el sólido y profundo vínculo que existe entre las dos personas que se abrazan.

¿Cuál de estas cuatro formas de amor es la que más aprecian los niños?

Los niños disfrutan cuando se les habla (a, no en). Ciertamente les gusta que les besen y les miren con tierno afecto. Sin embargo, más que nada, la mayoría de los niños, especialmente los bebés, aprecian ser abrazados. Cuando nuestros hijos se lastiman o destruyen nuestros hogares y luego rompen en lágrimas, vienen corriendo a sus padres para un gran y largo abrazo para calmarlos y restaurar su confianza.

¿Cuál es el secreto del abrazo? ¿Cuál es su poder?

Dos rasgos significativos que diferencian un abrazo de los otros tres “comunicadores de amor”.

Todas las formas mencionadas de expresar afecto se dirigen principalmente al rostro del ser amado. Se habla a la cara, se besan las mejillas o los labios, y se miran los ojos. Un abrazo define como su objetivo la nuca y la espalda del que se abraza.

Otro rasgo que distingue a un abrazo de otros comunicadores de amor es el firme vínculo físico que caracteriza a un delicioso abrazo. Cuando te digo palabras de amor, cuando te miro, incluso cuando te beso, no me aferro a ti; si quieres alejarte de mi beso, es tu elección. Pero cuando te abrazo, aunque quieras escapar de mi abrazo, te quedas “atrapado” en mi abrazo de agarre; no dejo que te alejes de mí.

Ahora, una vez que captamos la energía espiritual detrás de un abrazo, veremos cómo estas dos características únicas de un abrazo – su objetivo es la espalda y su agarre en el abrazado – son interdependientes entre sí.

Hay dos formas de amor – amor recíproco y amor incondicional. El primero se dirige al rostro del amado; el segundo se dirige a la espalda del amado.

Puedo amarte por lo que recibo a cambio de mi relación contigo.

Puedo amarte por lo que recibo a cambio de mi relación contigo. Puedes ser sabio, profundo, sensible, amable, bello, divertido, desafiante, etc. – cualidades expresadas en y a través de tu cara, tus ojos, oídos y boca y tu mirada en general – y te amo por estas u otras tremendas cualidades que enriquecen mi vida.

Este es el tipo de amor comunicado en palabras de afecto, o en un beso o en una mirada silenciosa y romántica, todas ellas dirigidas al rostro del amado, el lugar primario de la reciprocidad. Cuando expreso mi apego a ti en estas tres u otras formas, estoy esencialmente afirmando que te aprecio por tu rostro, por tus cualidades y virtudes que enriquecen el calibre de mi vida. Sin ti, la vida para mí es mucho más vacía, aburrida y sin dirección.

Este amor no es una ilusión o un mito. Puede ser profundo y poderoso y puede otorgarte una vida de bendiciones y plenitud. Sin embargo, está condicionado a la reciprocidad del ser amado. Mientras estés aquí por mí, yo estoy aquí por ti. En esencia, te amo porque me amo a mí mismo, y tú haces mi “yo” mucho más profundo y feliz.

Sin embargo, hay un amor mucho más profundo – el amor demostrado en un abrazo, en el que mis brazos rodean tu espalda. El abrazo representa un amor incondicional, no cualificado y absoluto. No se trata de tu cara, se trata de tu espalda, un espacio que carece de la oportunidad de una reciprocidad significativa. No te amo por mí, te amo por ti. Puede que no me des nada a cambio de mi amor, puede que incluso me quieras fuera de tu vida, pero aún así te amo con todo mi corazón, porque mi alma ama tu alma.

Por eso los niños, quizás más que nada, necesitan que sus padres los abracen.

Cuando los niños contraen un “booboo” o destruyen algo en el hogar, lo que buscan más que nada es la afirmación de que la validez de su existencia no se ha visto comprometida. Anhelan escuchar el mensaje de que su valor no depende de que sean perfectos e impecables, sino que su dignidad es absoluta y eterna. “Enséñame”, pide el niño, “que me amas incondicionalmente por lo que soy y no por lo que logro”.

Cuando el niño llora porque le sangra el dedo, y tú simplemente colocas una curita en la herida y te vas, puedes haber perdido la oportunidad irremplazable de enseñarle a tu hijo la lección más importante de todas: tu dignidad proviene de tu propio ser. Incluso cuando caigas en la vida y sangres gravemente, tu propio ser e identidad son sagrados e indispensables.

Patrones de Sukkah

Nuestra relación con Dios también opera en estos dos niveles.

Durante todo el año, la luz de D’s se nos comunica como resultado de las elecciones que hacemos en nuestras vidas. Cuanto más sintonizamos nuestros cuerpos y psiques con la verdad más elevada de la realidad, más nos permitimos escuchar los ecos de la voz quieta y silenciosa de D’s, que resuena en la profundidad de nuestras almas.

A lo largo del año, experimentamos la presencia de D’s sólo a través de nuestros interminables esfuerzos y trabajo para refinar nuestro comportamiento y espiritualizar nuestros días. Cuando meditamos, rezamos, reflexionamos, estudiamos y vivimos moral y santamente, podemos vislumbrar el amor de D’s hacia nosotros. Cuando declaro una guerra contra mis tentaciones inmorales y anhelos feos, a veces puedo sentir un beso recíproco de D’s.

A lo largo del año, disfrutamos de una relación recíproca con Dios. Di-s puede hablarte, puede incluso besarte o mirarte, pero con una condición: Debes mostrarle tu cara. Si no le das la espalda, Él estará ahí para ti de maneras que nunca hubieras imaginado.

Durante este festival único, D’s te abraza.

En Sucot, las “reglas” se suspenden por siete días. Durante este festival único, D’s te abraza. Él comparte su luz y amor contigo incondicionalmente.

Esta es la esencia de la experiencia de Sucot. ¿Qué haces en la Sucá? Comes, bebes, charlas, te relajas, pasas el rato y duermes – todas cosas mundanas perseguidas por los humanos físicos ordinarios. No hay ningún indicio de espiritualidad o religiosidad en muchas actividades que hacemos en la Sucá. Sin embargo, cuando estos actos se realizan en la Sucá durante el festival de Sucot, son definidos por D’s como una Mitzvah, como un medio a través del cual creamos una relación con Él.

Este es el mensaje que muestran las paredes de la Sucá: Te amo y te aprecio no por lo que haces por mí o por lo que gano de ti. Estoy apegado a ti no por tu sofisticación espiritual o por tus nobles propósitos. Te amo porque te amo. Soy uno con vosotros como vosotros. Estoy enamorado de tu mismo corazón.

Así que si necesitas un gran abrazo en tu vida, esta Sucot pasa algún tiempo en una Sucá.

Mantener el abrazo

El propósito de cada fiesta judía es dejarnos con un mensaje y una energía que puede impactarnos durante todo el año que viene, hasta que la misma fiesta llegue de nuevo. Esto es cierto en lo que respecta a Sucot también: Este “abrazo” que nos muestra D’s, incluso cuando estamos en un modo muy físico, nos da poder y nos inspira a corresponder y transformar todos nuestros esfuerzos físicos y mundanos, a lo largo del año, en herramientas a través de las cuales servir a D’s y llevar Su luz al mundo.

Esta puede ser una de las razones de la declaración del Midrash (Yalkut Parashat Emor) de que la realización de la mitzvá de la Sucá hoy en día le garantiza un lugar en la Sucá que abrazará al mundo durante la época del Moshiach. Durante la época del Moshiach el ser humano se sentirá rodeado y abrazado por la energía divina, y la preparación para ello es pasar tiempo en las Sucot que construimos hoy en día.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero!

Dejá tu comentario!

Novedades

Viaje Israel 2019

Ver mas
Anoji Movies

Cortometrajes originales realizados por Anoji Movies con el objetivo de enseñar las facetas profundas y místicas de la Torá en formato de película para que el OJO pueda ver.

Ver mas
ESCAPADA A LA NATURALEZA

Viajar, Rezar, Guitarrear” Experience🌳🔥🎸🍻 🆕Escapada al bosque, fogón, asado, guitarra, niggunim, conectarse con la naturaleza física y espiritual.🆕 ☑¡Sumate al próximo!☑  

Ver mas

© Todos los derechos reservados . Copyright | Design by Focus Design